UN HOMENAJE A PEPE URBANO
(Ejemplo de sabiduría popular)
LA MUJER

XI. La Mujer

La cosa es que a Pepe Urbano
le gustan mucho las chicas
pero se han hecho tan pícaras
que hay que cortar por lo sano.
Es consejo de un hermano
que sabe lo que es el mundo
y que en muy pocos segundos
por gozar una ilusión
marchitan su corazón
y a echar lágrimas al mundo.
 

Niña, si tú estás doncella
ya te puedes preparar
pa que me puedas brindar
con tu copa y tu botella.
Tienes que estar pura y bella
sin pecado original
has de estar como el cristal
antes de haberse manchado
porque después de estrallado
no hay quién lo pueda arreglar.





Las anteriores estrofas resumen en buena medida lo que nos vamos a encontrar en esta sección. Pepe Urbano aconsejaba a las mujeres desde su particular punto de vista, y aunque está claro que no podemos decir que fuese un defensor de la emancipación de la mujer, tampoco se puede negar que en sus poesías se refleja un gran cariño, y también un gran deseo de que la mujer se haga valer. Esto último se ve claramente en las décimas que vienen a continuación.

1
Yo soy una jovencita
que pienso lo que he de hacer
y en esto del querer
se lo que se necesita.
Si alguno me solicita
que no ande con falsedad
de mi no se burlará
ningún hombre en esta vida
que a mi me deje perdida
y él se vaya en libertad.
 
 

1
Jovencito enamorado
aunque me veas pequeña
muy amable y muy risueña
tú no estés equivocado.
Porque el que venga a mi lado
ha de ser con condición
que traiga buena intención
y venga con fe sincera
porque yo así como quiera
no entrego mi corazón.

2
Si alguno viene a mi lado
y con falsas intenciones
perderá sus pretensiones
y se verá despreciado.
Vive muy equivocado
si me trata de engañar
porque lo he de rechazar
hasta el último  momento
y no logrará su intento
si no me lleva al altar.

3
Mi corazón le daré
al que me ame con ternura
si viene con impostura
yo me las arreglaré.
Porque me defenderé
hasta el último momento
y aunque me forme un cuento
y me trate de engañar
jamás logrará su intento
si no me lleva al altar.



Pero ya en aquellos tiempos veía Pepe Urbano cosas en la evolución de la vida de la mujer que no le parecían bien...  Y claro, lo reflejó en sus poesías.
 


1
Es sabio y verdadero
que la mujer presumida
le amarga mucho la vida
al pobre infeliz obrero.
Que se halla de enero a enero
diariamente trabajando
y ella se lo va gastando
en el lujo y la pintura
y en vez de darse hermosura
se sigue perjudicando.

2
La mujer debe llevar
muy aseada la ropa
pero pintura en la boca
no se la debe de dar.
Sus padres deben velar
un poco más por la vida
que la juventud florida
no se siga marchitando
en esos bailes bailando
hasta los claros del día.

3
Madres que hijas tenéis
y a los bailes las lleváis
qué poco os percatáis
del perjuicio que le hacéis.
Debe venir una ley
que los bailes terminaran
que tan sólo las dejaran
ir por la tarde al paseo
que se dejen de jaleos
que la vida está muy cara.

4
Las mujeres hoy en día
con esto de la pintura
piensan de darse hermosura
y eso es una bobería.
Deben gastarlo en comida
lo que están desembolsando
y en lo que se están pintando
dedicarse a trabajar
así no darán lugar
que las estén criticando.
 

1
Hace tiempo que quería
el llamarles la atención
pues con sobrada razón
les saco estas poesías.
La que se hace sacudida
y va mucho a las cantinas
pronto el vicio la domina
que lo hablo por experiencia
y he visto con frecuencia
salir muchas borrachinas.

2
La mujer debe aceptar
caramelos y pastillas
o una bebida sencilla
que agrade a su paladar.
O a la hora de cenar
media copita de vino
y no ese licor dañino
que le hace poco favor
que a una mujer sin honor
la desprecia el más indigno.

3
Este consejo les doy
a todas las jovencitas
sean feas o bonitas
desde el punto donde estoy.
Que suspendan desde hoy
ese vicio majadero
que si llega un forastero
no las vaya criticando
y a sus amigos contando
yo hago de ellas lo que quiero.

4
Yo hago de ellas lo que quiero
conversan entre amiguitos
y estas cosas que les cito
es un consejo sincero.
Tan sólo evitarles quiero
ese vicio tan traidor
que va en contra del honor
de la juventud preciosa
y la que pierde estas cosas
es una marchita flor.
 
 

1
Otro ramo de color
es el de las alcahuetas
que sin mirar la libreta
se saben bien la lección.
Andan de villa en cantón
averiguando porfías
ellas están todo el día
criticando en el poblado
y ya me tienen quemado
con tanta alcahuetería

2
Ustedes no se han fijado
en las muchas alcahuetas
que andaban tan desinquietas
y ahora ya han desconfiado.
Y no ven lo que han ganado
con el llevar y traer
éste es el amanecer
que esperaban tan ufanas
que repiquen las campanas
que ellas les traen de comer.






 


 
Zona creada y mantenida por: Fran
(Creada: 30/04/99  Actualizada: 24/01/02)